BALANCE AÑO JUDICIAL

El gran reto para el próximo año judicial será defender a los empresarios del hostigamiento financiero

Este ha sido, sin duda, el mejor año judicial en la historia de Espacio Legal; el Supremo nos ha dado la razón en una treintena de sentencias.

Con el año judicial recién terminado, el Director y fundador del despacho de abogados, Espacio Legal, hace balance y analiza cuales van a ser los retos para el próximo. La gran lucha en los Tribunales será la de defender a las PYMES y autónomos del hostigamiento financiero, que los bancos se hagan cargo de las costas en las sentencias de cláusulas suelo y que los inversores del Banco Popular recuperen su dinero. Pero también habrá que mirar con lupa los aspectos negativos de la nueva Ley Hipotecaria que prepara el gobierno.

 

 

Madrid, 10 de agosto de 2017

Termina el año judicial y toca hacer balance de lo que ha ocurrido y se ha conseguido, ¿satisfecho?

Siempre se pueden conseguir más cosas pero sería soberbio por mi parte quejarme, porque este ha sido el mejor año judicial en la historia de Espacio Legal. El porcentaje de éxito supera al año anterior, la resolución positiva de nuestros casos está por encima del 95%. Además el Supremo nos ha dado la razón en una treintena de sentencias que habíamos perdido en primera y segunda instancia, más de dos al mes, y de eso nos sentimos especialmente orgullosos. A veces no es fácil convencer al cliente de llegar hasta la última instancia, pero cuando nosotros lo hacemos es porque sabemos que el caso está bien armado y que vamos a conseguir resultados positivos.  

¿En qué han mejorado y cuál es la asignatura pendiente?

Respecto a los clientes hemos disminuido los tiempos de espera al máximo desde que les recibimos hasta que empezamos con las gestiones. A partir de ahí ya no es cosa nuestra porque ya se sabe que las cosas de la justicia, como las de palacio, van despacio. Intentamos que todo fluya con rapidez.

Hemos ampliado el espectro económico de los asuntos que abordamos y damos solución a gran cantidad de problemas: conflictos con hacienda, administrativos, asuntos contra ayuntamientos, temas económicos de índole penal etc.

La asignatura pendiente es consecuencia del buen año que llevamos: la ampliación de la plantilla de abogados para responder con la máxima eficacia a todos los asuntos que nos llegan.

Aumenta la familia de Espacio Legal y además incorporan nuevos servicios al despacho.

Efectivamente, el año judicial llegará con nuevas incorporaciones. En cuanto a los nuevos servicios hemos puesto en marcha uno propio de gestión financiera fiscal y económica. La verdad es que muchos de los problemas que tienen nuestros clientes se podrían haber evitado con un buen asesoramiento y eso es lo que aporta el nuevo servicio: prevenir antes que curar.

En septiembre la justicia se pone de nuevo en marcha, entonces llegarán otros retos. ¿Cuáles van a ser los grandes asuntos del nuevo año judicial?

Conseguir defender a los empresarios del hostigamiento financiero al que están sometidos, mirar con lupa cualquier aspecto negativo que pueda tener la nueva ley hipotecaria, conseguir que los bancos paguen las costas de las cláusulas suelo y, evidentemente, que los inversores del Banco Popular recuperen su dinero.

Vamos por partes, ¿a qué se refiere cuando habla del hostigamiento financiero a las empresas?

Las Pymes y autónomos viven en una situación de desigualdad sangrante y deberían de estar protegidos exactamente igual que los consumidores. Lo peor de todo es que existe legislación que les protege y ampara. Me refiero al derecho comunitario, el gran desconocido en muchos juzgados de España, sobre todo en los de lo Mercantil. Además está la Ley General de Contratación, que prevé la nulidad de las cláusulas no negociadas, por lo que la mayoría de las que incluyen los contratos bancarios y que son fuente de tantas injusticias, son nulas. Con las entidades son “lentejas”, o firmas o no hay trato, sin posibilidad de que se negocie la mayor parte de lo firmado.

No es una cuestión de dirimir si los empresarios son o no consumidores para buscar amparo legal, no lo necesitan porque existe una normativa que les protege en su relación contractual con las entidades financieras. Ahora sólo falta que se aplique y que termine esta situación de desigualdad. En esa lucha estamos y vamos a estar en Espacio Legal.

¿Y qué pasa con la nueva Ley Hipotecaria que prepara el gobierno?

Me parece bien que haya más transparencia, que se limiten los intereses de demora o que no se pueda vender ningún tipo de producto vinculado a las hipotecas. Pero hay cuestiones que matizar porque pueden acabar perjudicando a los usuarios.

¿Por ejemplo?

El papel del notario. Él está simplemente para dar fe de que todo se hace correctamente, dentro de la legalidad, que el firmante entiende lo que firma y que ha estado bien asesorado. No tiene sentido que se le otorgue la facultad de decidir si una cláusula es nula o no porque esa es la función de un juez. Por otro lado el abogado no sólo está especializado en asesorar, si no que en caso de error se le pueden pedir responsabilidades. No me canso de repetir que antes de firmar nada hay que asesorarse bien, con el profesional adecuado. El notario tiene un  papel importantísimo en este proceso pero no es el de asesorar. Darle más presencia en la contratación de hipotecas no es la solución. Esto debe cambiarse en la nueva ley, para que el usuario no se encuentre con los mismos problemas que hemos vivido hasta ahora.

Nos queda el Banco Popular y las costas a los bancos. Cuántos frentes, ¿no?

Y algún otro encaminado a acabar con las malas prácticas bancarias, que todavía quedan, y a beneficiar a los usuarios, a muchos… pero de eso ya hablaremos en su momento.

En cuanto al Banco Popular, creemos que todos los accionistas van a poder recuperar su dinero independientemente de cuando invirtieron o cual era su producto. Ahora mismo estamos iniciando más de un centenar de reclamaciones por la vía previa a la administrativa ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores, porque entendemos que la ampliación de capital contiene datos que no son correctos. En la compra del Banco Popular por parte del Banco Santander queda todavía mucha tela que cortar y mucha información que sacar a la luz, por eso en Espacio Legal no nos hemos lanzado a demandar; no se trata de ser el primero en poner una demanda, esto no es una carrera. Preferimos analizar casopor caso e ir con cautela. Ahora mismo estamos realizando muchas auditorías y consiguiendo datos que creemos fundamentales. Una vez que tengamos todo bien atado llegará la vía judicial en donde sea y contra quien sea.

La Comisión Europea ha dado luz verde definitivamente a la operación de compra/venta entre Popular y Santander, ¿cómo afecta esto a las reclamaciones?

Era una decisión previsible y desde luego un varapalo para todos los que pensaban que la solución estaba en la Comisión Europea. Sin embargo no afecta para nada a nuestros planes ni a los intereses de los accionistas minoritarios, esa lucha es la de los grandes inversores que tienen otros intereses como quedarse con el Banco.

Esas demandas son muy mediáticas, pero nuestra forma de trabajar es otra. Tenemos una línea de actuación que está muy clara: analizar por qué el Popular llegó a la situación que desencadenó la compra y la pérdida de dinero para los accionistas, que fueron los que asumieron el rescate tal y como establece la nueva normativa europea, y luego exigir responsabilidades y compensaciones económicas. Esta es una guerra que hay que ir librando batalla a batalla: primero reclamar ante el servicio de atención al cliente del Banco, segundo ante la CNMV y finalmente demandar. Los pequeños accionistas resolverán su situación en los tribunales ordinarios, estoy convencido.

 ¿Y qué pasa con las costas en las cláusulas suelo?

Simplemente que los tribunales ordinarios no se las están imponiendo a las entidades financieras y eso que el Supremo ya se ha pronunciado en este sentido y ha dicho que deben hacerse cargo de ellas. No entiendo el motivo, es como si quisieran compensarles porque ya tienen que devolver lo cobrado demás con las cláusulas suelo, pero eso tiene que cambiar. El problema es que este comportamiento puede disuadir a muchos usuarios en su intención de reclamar al tener que hacerse cargo de las costas, lo que sólo beneficia a la banca.

Para finalizar, ¿cuál es la clave para haber tenido un gran año?

Pues aunque suene tópico trabajar duro, ser muy serios con los asuntos y no adoptar decisiones o comportamientos temerarios. Siempre hay que pensar lo que es mejor para el cliente y en las posibilidades reales que hay de conseguir el objetivo.

Y, evidentemente, contar con un gran equipo de profesionales. A ellos les quiero agradecer el excelente trabajo que han realizado, su entrega y profesionalidad. Espacio Legal es más que un equipo, es una familia que se conoce y complementa a la perfección, donde cada uno sabe cual es su responsabilidad, siendo son los mejores en lo suyo. Sin ellos no estaríamos hablando de estos grandes resultados. Así que, gracias de nuevo.

Ahora todos a cargar pilas para afrontar los grandes retos que llegarán a partir de septiembre.

Facebooktwitter