Espacio Legal - Despacho de abogados

¿Invertiste en CFDs ? Te ayudamos a reclamar.

Los contratos por diferencias, CFDs, son instrumentos financieros derivados, son un tipo de producto de inversión complejo, que entraña un alto riesgo, por eso es muy importante que los inversores estén formados o asesorados adecuadamente antes de realizar la compra de este complejo producto.

En el caso de los CFDs, la ganancia o pérdida viene determinada por la diferencia entre el precio de entrada en la posición y de cierre de la posición. Son productos de especulación en el mercado, donde el vendedor deberá pagar al comprador la diferencia entre el valor actual de un activo subyacente (acciones, índices, divisas, bonos entre otros), en el momento de la finalización del contrato.

La inversión en CFDs, puede darse en dos escenarios:

  • Compra: se compra cuando presenta expectativas alcistas. El objetivo de la inversión es ingresar la diferencia entre su precio actual y un posible precio futuro superior.
  • Venta: El objetivo de la inversión es ingresar la diferencia entre su precio actual y su posible precio futuro de cotización inferior. Ya que se compra cuando presenta expectativas bajistas.
    Los CFDs, son productos apalancados, no normalizados, con un gran riesgo de pérdida del capital invertido en el caso de que la evolución de la inversión sea desfavorable.

No tienen vencimiento, la posición puede disolverse o prorrogarse en cualquier momento. Pero durante este periodo temporal, se tienen que abonar intereses de las posiciones compradas.

No es necesario desembolsar por parte del inversor la totalidad del capital, por el que se compra o vende en subyacente, sino que puede invertirse un determinado porcentaje del importe como garantía.

En el caso de que la inversión evolucionara de forma desfavorable se pueden exigir garantías adicionales, para reservar el derecho de cerrar las posiciones.

No están negociados, no regulados en un mercado secundario oficial.

De hecho, la CNMV, ya ha alertado sobre los riesgos de este producto, ya que los CFDs están pensados para ser comercializados entre clientes profesionales o clientes minoristas con una amplia experiencia en materia de inversión, dispuestos a asumir numerosas pérdidas, y no para clientes minoristas que tan solo buscan rentabilidad con escasa o nula exposición al riesgo

Si, te han comercializado este tipo de producto y no encajas en el perfil adecuado para ser titular del mismo o no te han explicado de forma clara y transparente, los elevados riesgos del mismo, puedes reclamar por inversión en CFDs y recuperar las pérdidas sufridas. Sómos un equipo de abogados y economistas, expertos en derecho bancario y financiero, podemos ayudarte a recuperar todo el dinero que pagaste de más. Contacta con nosotros.

Espacio Legal - Despacho de abogados