Espacio Legal - Despacho de abogados

Renunciar a una herencia. Cuando es aconsejable.

Cuando se produce el fallecimiento de una persona, se abre la posibilidad que sus bienes, derechos y pasen a sus herederos. Este hecho, no sucede de forma automática, los herederos deber acepar la herencia y repartirla, conforme a lo dispuesto en el testamento o en el caso de que este no exista, según el orden de sucesión marcado por la ley.

Estas son las razones, en las que resulta aconsejable renunciar a una herencia:

·         Cuando el valor de las deudas supera al de los bienes. Aceptar una herencia supone heredar una serie de bienes y derechos, pero también las deudas. Si el valor de las deudas es superior al de los bienes, podemos plantearnos la renuncia para evitar que las deudas pasen a nuestro nombre. Además si el fallecido tiene deudas, los acreedores pueden embargar sus bienes para cobrar. Existe una opción intermedia, para no tener que renunciar a la herencia y es aceptarla a beneficio de inventario, en cuyo caso, primero se deberán pagar todas las deudas del fallecido, haciendo frente a ellas con sus viene y, lo que quede, se reparte entre sus herederos.

·         Otra de las razones para renunciar a una herencia, es que el heredero no pueda pagar el impuesto de. Este impuesto varía en función de la Comunidad Autónoma, en algunas, puede ser extremadamente caro, sobre todo cuando se trata de herencias que no son en línea directa (abuelos, padres o hijos).

¿Cómo renuncio a una herencia?

·         Antes de renunciar a una herencia, deberás tener en cuenta, que la renuncia es irrevocable y que una vez tomada la decisión de renuncia, se pierden los derechos sobre la misma.

·         Para renunciar a una herencia, deberás hacerlo ante notario

·         Si los herederos son menores de edad, será necesaria una autorización judicial.

·         Dos formas de renunciar: En la primera (Renuncia, pura y gratuita) el heredero renuncia a su parte de la herencia y sus derechos pasarán a la persona que establezca el testamento, o en el caso de que no exista testamento y no esté previsto en él, al resto de coherederos. En este tipo de renuncia, el heredero nunca llegará a serlo realmente, por lo que no tiene que liquidar el impuesto de sucesiones, ya que la herencia pasará del fallecido al sustituto, sin pasar por el heredero original.

·         Renuncia a beneficio de alguien, el heredero renuncia pero  lo hace a favor de una persona determinada, cede sus derechos hereditarios a esa persona. En este caso si se deberá pagar el impuesto de sucesiones y la persona a la que cede sus derecho, el impuesto de donaciones.

Finalmente hay que tener en cuenta, que cuando se renuncia al derecho de una herencia, también lo hacer tus herederos. Salvo que en el testamento se hubiera dispuesto otra cosa.

 

 

 

 

Espacio Legal - Despacho de abogados