La defensa de la abogada avilesina acusada de apropiación indebida está convencida de su inocencia y así lo mantendrá en el juicio que se inicia hoy

Pedirán la libre absolución de todas las acusaciones, excepto en alguna en la que pudo haber negligencia debido a su estado de salud mental

  • La abogada padece un trastorno agudo de la personalidad que le llevó a arrojarse desde la ventana de su antiguo despacho.
  • La defensa anuncia querellas, una de ellas por apropiación indebida, contra el ex compañero profesional y sentimental de la abogada, al que también achaca responsabilidad por culpa “in vigilando”.
  • Algunas de las denuncias se interpusieron a instancias de terceros que claramente intentan desligarse de sus responsabilidades echando la carga de la culpa sobre la abogada avilesina. 
  • El juicio comienza hoy a las 10.30 en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Oviedo y está previsto que concluya el 24 de mayo.

 

A partir de hoy comienza en la Audiencia Provincial de Oviedo la causa contra la abogada avilesina acusada de quedarse presuntamente con dinero de sus clientes. El juicio, que estaba previsto se celebrara en octubre del pasado año, tuvo que suspenderse por la baja del magistrado ponente y ante la necesidad de tener que buscar a otro juez que le sustituyera. Durante este tiempo la defensa, encabezada por el letrado Marcelino Tamargo Menéndez del Despacho de Abogados Espacio Legal, ha seguido trabajando en la estrategia inicial: demostrar que no se apropió de nada, que algunas de las denuncias que pesan contra ella con falsas y que padece una grave enfermedad mental que pudo haber causado que cometiera negligencia en algunos casos. En la jornada de hoy y mañana está previsto que declare la acusada.

 

Gijón, martes 8 de mayo de 2018

El 23 de Octubre de 2017, era la fecha prevista para el inicio del juicio. Sin embargo tuvo que ser suspendido ya que poco antes de que diera comienzo, el magistrado designado como ponente puso en conocimiento de la sala que se encontraba de baja por enfermedad. Al tratarse de una causa de gran complejidad, con un elevado número de testigos y mucha documentación, la posibilidad de sustituirle por otro ni siquiera se barajó. Cabe recordar que el ponente es quien lleva el peso de la causa, quien estudia a fondo el caso y redacta la sentencia, por lo tanto el sustituto ha tenido que encargarse de examinar de nuevo las pruebas e instruir el proceso.

Para el abogado defensor, Marcelino Tamargo Menéndez la dilación ha servido para seguir ahondando en la estrategia de la defensa: ella no se apropió de nada y por lo tanto se pedirá la absolución de todos los cargos que se le imputan excepto en aquellos en los que pudo haber negligencia por su enfermedad” y añade que “está convencido de que ningún juez va a condenarla por algo que no ha hecho”.

Enfermedad mental “Cluster B”

La acusada padece una enfermedad mental que causa un trastorno agudo de la personalidad del tipo “Cluster B” y que le ha sido diagnosticada de manera crónica. Esta dolencia le llevó no sólo a estar ingresada en varias ocasiones en centros psiquiátricos, si no a atentar contra su propia vida varias veces, una de ellas arrojándose por la ventana del despacho que compartía en la localidad asturiana de Piedras Blancas con su exsocio. Debido a su situación, en el año 2013, la Seguridad Social declaró su incapacidad absoluta para desempeñar cualquier tipo de trabajo por enfermedad mental. Los informes periciales realizados, así como las pruebas recabadas por la defensa, confirman que la enfermedad crónica ya existía antes de que se cometieran los hechos delictivos que se le imputan y por lo tanto estaba incapacitada para desempeñar correctamente su trabajo.

Culpa «In Vigilando» y querella

Esta situación era de sobra conocida por su exsocio de despacho con el que además mantenía una relación sentimental. De hecho él mismo le acompañó en varias ocasiones al psiquiatra por lo que podría haber incurrido en responsabilidad por culpa “in vigilando”, al no haber impedido que siguiera desarrollando su actividad laboral, pese a no estar en condiciones mentales de hacerlo y con el consiguiente riesgo de que los clientes no recibieran el servicio más adecuado para sus intereses legales.

El exsocio de la abogada está personado como acusación particular y se exime de responsabilidades. Aduce que no era conocedor de los aspectos económicos y contables del despacho, un extremo difícil de creer porque todos los beneficios se repartían a partes iguales entre ambos y por la relación tan estrecha que les unía, que trascendió de lo laboral a lo personal y sentimental. De hecho era tal la confianza de la abogada en él, que le otorgó un poder para desarrollar cualquier gestión en referencia la sociedad profesional y otro “lo más amplio en derecho posible” en su esfera personal.

Por otro lado, Marcelino Tamargo del Despacho de Abogados Espacio Legal que es quien se encarga de la defensa, ha anunciado que cabe la posibilidad de interponer como mínimo una querella por apropiación indebida contra el ex socio de la abogada. Pese a que tan pronto como se inició este proceso se apresuró a desprenderse de su condición de socio, siguió sirviéndose de bienes y del saldo de las cuentas existente en las cuentas de la sociedad profesional que ambos compartían.

Casos prescritos y denuncias falsas

De las 52 causas iniciales, algunas fueron desestimadas al no apreciar el juzgado ningún tipo de delito, en otras se retiraron las acusaciones y algunas prescribieron, de hecho alguna más lo hará durante el proceso que se inicia mañana. Finalmente son 39 las acusaciones particulares, aunque Marcelino Tamargo del Despacho de Abogados Espacio Legal, ha anunciado que se defenderán de 42, ya que creen que algunas de las denuncias son falsas y la intención del letrado es poder seguir un proceso contra estos denunciantes. También está convencido de que muchas de ellas son fruto de un “efecto contagio” al que muchas personas se sumaron para aprovecharse de la situación y animadas por terceros que claramente intentan desligarse de sus responsabilidades echando la carga de la culpa sobre la abogada avilesina.
Tamargo ha explicado que se hará un análisis causa por causa, ya que hay denuncias que se interpusieron por no conseguir el cliente los resultados esperados y explica: “eso no significa que la abogada no haya hecho su trabajo e, independientemente del resultado, debe de cobrar sus honorarios”. En otros casos, las denuncias carecen de documentación y se basan sólo en declaraciones verbales y por último, en muchas de ellas no hay carga probatoria alguna.

Negligencia

Sin embargo existen unos pocos casos en los que la acusada pudo haber incurrido en negligencia profesional. A causa de la enfermedad mental que padece no estaba en condiciones de desempeñar su trabajo como abogada, pero la misma enfermedad le hacía no ser consciente de ello y no era capaz de distinguir lo que podía o no podía hacer. Pero esto no quiere decir que se apropiara de nada de manera indebida o que se quedara con algo que no le correspondía, si no que su actuación profesional no fue la más adecuada.

Por su parte la denunciada está “con muchas ganas de declarar para poder dar su versión de los hechos, pese a que para afrontar esta situación ha tenido que tomar una medicación especial”.

La abogada, de cuya defensa se ocupa el despacho Espacio Legal, está acusada de un presunto delito continuado de deslealtad profesional, otro de apropiación indebida y de falsedad en documento público.

Dificultades para acceder a las pruebas

Pese a que la defensa se ha encontrado con numerosos inconvenientes a la hora de conseguir algunas pruebas, gracias a la colaboración de la Audiencia Provincial de Oviedo y al trabajo de búsqueda realizado por el equipo de Espacio Legal, se podrán aportar las necesarias para que la acusada tenga una buena posición de defensa. Cabe recordar que en 2013 el ex socio de la acusada le exigió que el entregue las llaves del despacho y que no puedo acceder a él hasta 2014 con motivo del desahucio por impago. Fue en ese momento cuando la abogada constató que los expedientes que tenía habían desaparecido, así como su ordenador personal y otros enseres y documentos que se podían utilizar en su defensa.

Espacio Legal referente en Derecho Penal Económico

Espacio Legal, el despacho de abogados que dirige el letrado Marcelino Tamargo Menéndez, se ha convertido en los últimos años en un referente nacional en delincuencia económica y se ha consolidado en el ámbito del Derecho Penal Económico. Además se ha especializado en asuntos complejos, como este de la abogada avilesina, en el que aparecen la mayoría de los delitos tipificados en el Derecho Penal Económico a lo largo de los 42 casos que se verán en el juicio y para lo que se requiere un enorme dominio de la materia. El Derecho Penal Económico precisa de un asesoramiento legal altamente especializado y personalizado.

 

Espacio Legal

Espacio Legal cuenta con sedes en Madrid, Gijón, Barcelona y Málaga. Desde ellas trabajamos en toda España y cualquier país en el que nuestros clientes tengan intereses. Somos pioneros en la lucha contra las malas prácticas bancarias, labor que se nos ha reconocido con la concesión del premio “El Suplemento 2016” en la categoría de Derecho Financiero. A día de hoy nos ocupamos de todo tipo de especialidades jurídicas.

Cercanos, Independientes y Globales

Contactar