La mayoría de las denuncias contra la abogada avilesina que defiende Espacio Legal no se sostienen en el juicio

Marcelino Tamargo, abogado defensor, sostiene que el caso se ha judicializado de forma errónea

  • Muchas personas fueron a pedir información al despacho cuando la acusada se puso enferma y salieron de allí con una queja que luego se convirtió en denuncia.
  • Hay muchas contradicciones de los testigos, olvidos y declaraciones poco contundentes.

Ayer por la mañana se reanudó en la Audiencia Provincial de Oviedo, el juicio que se sigue contra la abogada avilesina que defiende Espacio Legal. Fue una sesión larga e intensa en la que declararon más de veinte testigos. La acusada tuvo que ser atendida por un médico forense después de sufrir una bajada de tensión causada por el incremento de su medicación habitual, aunque se recuperó y el juicio pudo seguir con normalidad. Tras la sesión de ayer, el abogado defensor Marcelino Tamargo del despacho Espacio Legal, cree que hasta el momento “no hay un denunciante claro, con un perjuicio claro y un daño claro”. Además se escucharon declaraciones en las que los testigos aseguraban que no tenían nada que denunciar y que estaban allí porque les habían llamado. Otros cayeron en numerosas contradicciones o no recordaban las cosas con claridad. Para la defensa comienza a verse que el caso se ha judicializado erróneamente y que muchas personas que sólo fueron a pedir información sobre sus casos cuando la acusada se puso enferma, salieron del despacho con una queja que posteriormente derivó en denuncia. Hoy continúan las declaraciones de más testigos.

 

Gijón, 16 de mayo de 2018

La jornada que se siguen en la Audiencia Provincial de Oviedo contra la abogada de Avilés defendida por Espacio Legal, se reanuda hoy a partir de las diez de la mañana con la declaración de otra veintena de testigos. Ayer, la sesión tuvo que ser interrumpida tras sufrir la acusada un desvanecimiento causado por el incremento en las dosis de la medicación que toma habitualmente debido a la enfermedad mental que padece. Tras ser atendida por el médico forense y una pequeña parada, la propia acusada pidió continuar con el juicio y se retomó con normalidad.

Nada Contundente

Para Marcelino Tamargo, el abogado del despacho Espacio Legal que ejerce la defensa, muchas de las personas que han denunciado no tenían intención de hacerlo, simplemente se pasaron por el despacho cuando la acusada cayó enferma y de allí “salieron con una queja que posteriormente se convirtió en denuncia”, de hecho algunos han manifestado que no reclamaban nada. Para Tamargo, empieza a ser evidente que esto se judicializa de forma errónea, que hay muchas contradicciones y ninguna prueba contundente que se apoye en documentos, “todo son cosas de tu palabra contra la mía”. Además, la mayoría de los testigos no han sido capaces de ratificar en el juicio el contenido de sus propias denuncias. Marcelino Tamargo también se ha mostrado sorprendido por “la levedad de los testimonios y porque nadie se acuerda de nada” y añade “que cree que todo está un poco orquestado, ya que hay personas que han dicho que no tienen nada que denunciar y que simplemente están allí porque les han llamado”. 

Testimonios contradictorios

Las contradicciones entre lo que aparece en las denuncias y lo que declararon ayer los testigos se aprecian en muchos casos. Por ejemplo el de una mujer de más de 90 años por el que pesa una acusación de apropiación indebida, declaró que la acusada se había ocupado de sus asuntos judiciales durante toda la vida, que nunca había tenido ninguna queja del trabajo realizado y que no se quedó con dinero alguno sin su consentimiento.

En otro caso, por el que está acusada de falsedad en documento privado, los dos testigos no se pusieron de acuerdo en las declaraciones. Se trata de una madre y su hijo que acudieron a la abogada por un defecto en una obra de un tejado. Mientras el segundo aseguró que no se había alcanzado ningún acuerdo, la primera dijo que sí. Según su testimonio, se barajaron tres posibilidades: que el albañil que había causado el defecto lo reparara, que la abogada les buscara otro con ese fin, o que ellos mismos contrataran a un tercero. Se optó por esta última opción, ellos se encargaron de buscar quien lo arreglara y el albañil causante del desperfecto se hizo cargo del coste de la reparación, unos 6000 euros. Además este acuerdo está documentado.

Tampoco ha habido coincidencia en el caso de una herencia multimillonaria en la que se acusa a la abogada por falsificar una firma de un allanamiento, finalmente el denunciante reconoció que la firma si era suya.

Cabe resaltar que desde 1988, año en el que la acusada empieza a ejercer su profesión, hasta 2013, momento en el que aparecen posibles irregularidades en un medio de comunicación de Avilés, no tuvo ninguna reclamación, queja o protesta relacionada con su actuación profesional. Tampoco ninguna condena por negligencia ni se le abrió expediente alguno. Sorprende que la mayoría de las acusaciones tengan bastantes años de antigüedad, hasta 15 en algún caso, y que cuando la defensa les pregunta por qué tardaron tanto tiempo en denunciar, respondan que iniciaron la queja cuando les indicaron que lo hicieran.

Testimonios anteriores

La semana pasada declaró como testigo otro socio que formaba parte del despacho cuando la abogada avilesina se incorporó y que decidió abandonar la sociedad en el año 2011. Aseguró que durante el tiempo que trabajaron juntos no hubo ninguna queja ni advirtió irregularidades. Además la calificó de buena compañera y profesional. También declararon otras compañeras de trabajo que ratificaron que hasta 2013 no empezaron a recibir quejas de los clientes, salvo llamadas puntuales para pedir información sobre el seguimiento de algunos expedientes.

Declaración del ex socio principal

El miércoles pasado, le tocó el turno al otro otro ex socio con el que se quedó en solitario en el despacho a partir de 2011. Pese a personarse también como acusación particular, su declaración fue muy positiva ya que vino a confirmar lo que defensa y acusada han mantenido desde el principio: que era una buena abogada, que solucionaba los problemas, que cada uno llevaba sus asuntos y que luego había un “semi reparto” de ingresos entre ambos. También apuntó que en 2013 no tenía constancia de ninguna queja de los clientes, salvo alguna de  la que tuvo noticia cuando los problemas psíquicos de la abogada ya eran evidentes y tuvo que ser ingresada en psiquiatría. Para Marcelino Tamargo, “esto desmonta muchas denuncias y evidencia que no hubo nada, sólo un efecto llamada de un montón de gente que se subió al carro”.

Dinero devuelto

Para el abogado defensor Marcelino Tamargo, resulta muy extraño que nadie haya hecho hincapié en un hecho que consta en la causa: que en su día la acusada ya reconoció que había algún caso en el que podía haber cometido errores e incluso que devolvió el dinero a los clientes que realizaron una provisión de fondos y cuyo trabajo no llegó a realizar. Pero más allá de la extrañeza, lo importante para Tamargo es que en la declaración del miércoles  “se demostró documento por documento y pago por pago que hizo todo bien”. La acusada también tuvo la oportunidad de dar explicaciones claras y muy detalladas de todas y cada una de las piezas de la acusación particular, demostrando que su trabajo fue impecable en los procedimientos.

Enfermedad Mental

La acusada padece dos trastornos psíquicos, uno disociativo de la personalidad y otro bipolar que han sido diagnosticados como crónicos y que la incapacitan para desempeñar cualquier tipo de trabajo, tal y como le fue reconocido en 2013 por la Seguridad Social. Debido a este cuadro psíquico, ha tenido tres intentos de suicidio, el más grave arrojándose desde la ventana de su antiguo despacho en la localidad avilesina de Piedras Blancas, del que le salvó un tendedero contra el que impactó.

Libre Absolución

Por todos estos motivos la defensa, ejercida por Espacio Legal, pedirá la libre absolución de la abogada. Cabe recordar que está acusada de un presunto delito continuado de deslealtad profesional, otro de apropiación indebida y de falsedad en documento público y que se piden para ella penas de prisión, inhabilitación y una indemnización económica. Está previsto que el juicio finalice el 24 de mayo.

Espacio Legal referente en Derecho Penal Económico

Espacio Legal, el despacho de abogados que dirige el letrado Marcelino Tamargo Menéndez, se ha convertido en los últimos años en un referente nacional en delincuencia económica y se ha consolidado en el ámbito del Derecho Penal Económico. Además se ha especializado en asuntos complejos, como este de la abogada avilesina, en el que aparecen la mayoría de los delitos tipificados en el Derecho Penal Económico a lo largo de los 42 casos que se verán en el juicio y para lo que se requiere un enorme dominio de la materia.  El Derecho Penal Económico precisa de un asesoramiento legal altamente especializado y personalizado.

 

Más información sobre el caso:

Noticia día 8 de mayo : La defensa de la abogada avilesina acusada de apropiación indebida, está convencida de su inocencia y así lo mantendrá en el juicio que se inicia hoy.

Noticia día 9 de mayo: La abogada que defiende Espacio Legal ha dejado claro en su primer día de declaraciones que no se apropió del dinero de sus clientes.

Noticia día 10 de mayo: La segunda jornada del juicio contra la abogada que defiende Espacio Legal, reafirma que es inocente y que cobró sólo por los trabajos realizados.

Noticia día 14 de mayo:Mañana martes se reanuda el juicio de la abogada avilesina que defiende Espacio Legal.

 

 

 

 

Espacio Legal

Espacio Legal cuenta con sedes en Madrid, Gijón, Barcelona y Málaga. Desde ellas trabajamos en toda España y cualquier país en el que nuestros clientes tengan intereses. Somos pioneros en la lucha contra las malas prácticas bancarias, labor que se nos ha reconocido con la concesión del premio “El Suplemento 2016” en la categoría de Derecho Financiero. A día de hoy nos ocupamos de todo tipo de especialidades jurídicas.

Cercanos, Independientes y Globales

Contactar