Mañana martes se reanuda el juicio de la abogada avilesina que defiende Espacio Legal

Hasta el momento nadie ha podido demostrar que haya habido mala praxis, apropiación indebida o falsedad documental. Todo se basa en manifestaciones verbales pero no hay carga documental probatoria

• Sobre la declaración de muchos de los testigos planea el efecto llamada, a raíz de una información aparecida en prensa.
• El jueves prestaron declaración 13 testigos, entre ellos otro de sus ex socios y demás compañeros de trabajo.
• La abogada fue expulsada de la sala tras enfrentarse a una ex clienta que estaba prestando un testimonio que no se ajustaba a lo sucedido en el caso que le llevó.

Mañana martes se reanuda el juicio de la abogada avilesina que defiende Espacio Legal. Hasta el momento y tras tres jornadas en las que han declarado la acusada y varios de los testigos, la defensa que ejerce el letrado Marcelino Tamargo del despacho Espacio Legal, insiste en que es inocente y añade que nada ha podido probarse hasta el momento con pruebas documentales y que la mayoría de las acusaciones se basan en testimonios verbales sin carga probatoria alguna. Además añade, que muchas de las denuncias fueron fruto del efecto llamada que se produjo al publicarse un caso de irregularidades por parte de la abogada en un periódico local. Tanto los ex socios como el resto de ex compañeros de trabajo de la acusada, coinciden en señalar que era buena profesional y que jamás hubo queja alguna hasta 2013, cuando comenzaron a aparecer noticias en los medios.

Gijón, 14 de mayo de 2018
Mañana se reanuda en la Audiencia provincial de Oviedo el juicio que se sigue contra la abogada avilesina que defiende Espacio Legal. Está previsto que en esta sesión declaren una veintena de testigos, algunos de ellos también son acusación particular. El abogado defensor, Marcelino Tamargo volverá a incidir en demostrar la inocencia de la acusada y su correcta actuación profesional. El jueves de la semana pasada comenzaron a declarar los testigos, hasta el momento ninguno ha sido capaz de acreditar documentalmente las denuncias que ha interpuesto. Además también declararon otro de los ex socios y sus ex compañeras de trabajo que coincidieron en apuntar que no hubo queja alguna hasta el año 2013.

Ex compañeros del despacho.
Cuando la abogada avilesina se incorporó a su antiguo despacho, existía otro socio que se va en el año 2011, antes de que comiencen las denuncias. El jueves declaró como testigo y aseguró que durante el tiempo que trabajaron juntos no hubo ninguna queja ni advirtió irregularidades. Además la calificó de buena compañera y profesional. En cuanto al modo en que se gestionaba la sociedad, aseguró que no había tiempo para reuniones de dirección, que existía una comunidad de gastos y que cada uno se ocupaba de una parte; él y el otro socio de aseguradoras y laboral, mientras que la acusada se hacía cargo de los clientes particulares. Respecto a la enfermedad de la abogada, aseguró que no tenía claro cuál era el problema de salud que padecía pero que en alguna ocasión se percató de su indisposición. No tenía noticias directas pero sí era un asunto que se comentaba en el despacho.
Por su parte las secretarias aseguraron que hasta 2013 no se empezaron a recibir quejas de los clientes, salvo llamadas puntuales para pedir información sobre el seguimiento de algunos expedientes. También indicaron que los pagos que se hacían en efectivo se ingresaban en la cuenta de la sociedad, lo mismo que ocurría con lo que se facturaba y no se cobraba en el momento. Honorarios, gestiones y consultas iban a parar a la cuenta de la empresa.

Los testigos.
Tras las declaraciones de los testigos del pasado jueves, la sombra del efecto llamada planea cada vez más. Muchos de los casos que se denuncian en 2013, tienen hasta 15 años de antigüedad y no es hasta que aparece la noticia de posibles irregularidades en un medio de comunicación local de Avilés, cuando deciden presentar denuncia. De hecho, de las 54 iniciales se han reducido a 39. Durante la jornada del pasado jueves, algunos de los testigos pasaron de denunciantes a testigos de la fiscal, ya que reconocieron no tener nada que reclamar. En cuanto a los que tenían denuncia y mantienen la acusación particular, tampoco han podido justificar de donde vienen las cantidades que piden por el momento. Para el abogado defensor, Marcelino Tamargo del despacho Espacio Legal, queda demostrado lo que llevan repitiendo desde el inicio del juicio “que ella cobró por su trabajo y que cuando lo hizo mal o no lo hizo devolvió el dinero” una situación que reconocieron desde el principio y que se trata de “provisiones de fondo a cuenta de trabajos pero no apropiación indebida”. Tamargo añade que “hay manifestaciones verbales pero falta la fuerza probatoria y carecen de cualquier soporte documental”.

Declaración del ex socio
El día antes, miércoles, declaró el otro ex socio con el que se quedó en solitario en el despacho a partir de 2011. Pese a personarse también como acusación particular, su declaración fue muy positiva ya que vino a confirmar lo que defensa y acusada han mantenido desde el principio: que era una buena abogada, que solucionaba los problemas, que cada uno llevaba sus asuntos y que luego había un “semi reparto” entre ambos. También apuntó que en 2013 no tenía constancia de ninguna queja de los clientes, salvo alguna de la que tuvo noticia cuando los problemas psíquicos de la abogada ya eran evidentes y tuvo que ser ingresada en psiquiatría. Para Marcelino Tamargo, “esto desmonta muchas denuncias y evidencia que no hubo nada, sólo un efecto llamada de un montón de gente que se subió al carro”.

Expulsión de la sala
El momento más tenso de la declaración del jueves se vivió poco antes de finalizar el juicio. Declaraba como testigo una antigua clienta de la abogada, que le acusó de haberle hecho perder 200.000 euros. Ante tales manifestaciones, la acusada no pudo aguantar más y le hizo ver a la presidenta de la sala, Covadonga Vázquez Llorens, que estaba mintiendo; incluso le pidió que la acusara de desacato si quería, pero que no iba a aguatar que se vertieran falsos testimonios sobre ella. La Presidenta optó por expulsarla. Lo que sucedió en el caso de esta testigo es que fue engañada por un “amigo” al que dio algo más de 300.000 euros. Ante la insolvencia del individuo, se decidió llegar a un acuerdo y que le indemnizase con 50.000 euros. Esta ex clienta de la abogada, jamás formuló denuncia alguna.

Dinero devuelto
Para el abogado defensor Marcelino Tamargo, resulta muy extraño que nadie haya hecho hincapié en un hecho que consta en la causa: que en su día la acusada ya reconoció que había algún caso en el que podía haber cometido errores e incluso que devolvió el dinero a los clientes que realizaron una provisión de fondos y cuyo trabajo no llegó a realizar. Pero más allá de la extrañeza, lo importante para Tamargo es que en la declaración del miércoles “se demostró documento por documento y pago por pago que hizo todo bien”. La acusada también tuvo la oportunidad de dar explicaciones claras y muy detalladas de todas y cada una de las piezas de la acusación particular, demostrando que su trabajo fue impecable en los procedimientos.

Enfermedad Mental
La acusada padece dos trastornos psíquicos, uno disociativo de la personalidad y otro bipolar que han sido diagnosticados como crónicos y que la incapacitan para desempeñar cualquier tipo de trabajo, tal y como le fue reconocido en 2013 por la Seguridad Social. Debido a este cuadro psíquico, ha tenido tres intentos de suicidio, el más grave arrojándose desde la ventana de su antiguo despacho en la localidad avilesina de Piedras Blancas, del que le salvó un tendedero contra el que impactó.

Libre Absolución
Por todos estos motivos la defensa, ejercida por Espacio Legal, pedirá la libre absolución de la abogada. Cabe recordar que está acusada de un presunto delito continuado de deslealtad profesional, otro de apropiación indebida y de falsedad en documento público y que se piden para ella penas de prisión, inhabilitación y una indemnización económica. Está previsto que el juicio finalice el 24 de mayo.

Espacio Legal referente en Derecho Penal Económico
Espacio Legal, el despacho de abogados que dirige el letrado Marcelino Tamargo Menéndez, se ha convertido en los últimos años en un referente nacional en delincuencia económica y se ha consolidado en el ámbito del Derecho Penal Económico. Además se ha especializado en asuntos complejos, como este de la abogada avilesina, en el que aparecen la mayoría de los delitos tipificados en el Derecho Penal Económico a lo largo de los 42 casos que se verán en el juicio y para lo que se requiere un enorme dominio de la materia. El Derecho Penal Económico precisa de un asesoramiento legal altamente especializado y personalizado.

 

Más información sobre el caso:

Noticia día 8 de mayo : La defensa de la abogada avilesina acusada de apropiación indebida, está convencida de su inocencia y así lo mantendrá en el juicio que se inicia hoy.

Noticia día 9 de mayo: La abogada que defiende Espacio Legal ha dejado claro en su primer día de declaraciones que no se apropió del dinero de sus clientes.

Noticia día 10 de mayo: La segunda jornada del juicio contra la abogada que defiende Espacio Legal, reafirma que es inocente y que cobró sólo por los trabajos realizados.

Espacio Legal

Espacio Legal cuenta con sedes en Madrid, Gijón, Barcelona y Málaga. Desde ellas trabajamos en toda España y cualquier país en el que nuestros clientes tengan intereses. Somos pioneros en la lucha contra las malas prácticas bancarias, labor que se nos ha reconocido con la concesión del premio “El Suplemento 2016” en la categoría de Derecho Financiero. A día de hoy nos ocupamos de todo tipo de especialidades jurídicas.

Cercanos, Independientes y Globales

Contactar